Para qué estas crónicas de la ascensión

Para ofrecer las experiencias y procesos que un buscador del camino al hogar va encontrando por la senda , por si para alguien es de utilidad.

4/04/2012

Crónicas de la Ascensión I

LA ASCENSION    I
Ascender es elevarse, subir un grado. En la cultura cristiana, la primera vez que lo oímos procede de la Ascensión de Jesús al final de su vida en la Tierra. Ascendemos cuando subimos a un lugar más alto y desde allí tenemos más perspectiva. Es un viaje hacia algún sitio más elevado.
En mi propia experiencia la Ascensión en cuerpo físico era algo mítico hasta mi encuentro con los lemurianos de Telos y muy especialmente con el Maestro Adama. No estoy hablando de un encuentro físico, sino a través de su mensaje y la huella que en mi deja. De cómo mi mente se abre a esa promesa y comienza a integrar la idea que encierra.
Ahora que me siento en el Camino de Regreso al Hogar la Ascensión es una etapa, pero una etapa que encierra un gran salto, un salto de la tercera a la quinta dimensión. Un grado importante de proximidad o cercanía con el Padre-Madre , también de mayor responsabilidad. Veo y entiendo mi ascensión como una oportunidad de elevarme en un breve periodo de tiempo para acercarme a los Maestros Ascendidos, es decir, colaborar con el Plan Divino y con la Jerarquia desde la entrega y el servicio desinteresado.
La quinta dimensión es frecuencia de luz pura. No puede haber compartimentos ocultos para la ascensión. Una conciencia amplificada de existir en distintas dimensiones en el mismo especio y tiempo.
La meta real del alma es alcanzar el fin del ciclo de reencarnaciones, y este fin de ciclo es imprescindible y necesario para ascender. En estos tiempos muchas almas están llegando a ese fin de ciclo o han llegado ya, por eso se abre esta puerta o escalera que nos permite ascender, pero el trabajo es nuestro, un profundo trabajo de limpieza y sanación.
La Tierra, Gaia, junto con la porción de la humanidad que así lo decida iniciarán un proceso que tendrá como objetivo la plena integración en la quinta dimensión. Este es el momento de elegir dar este “salto cuántico” hacia una conciencia unificada y consciente de amor y luz.
La decisión de continuar el nuevo ciclo en este planeta hasta anclar de forma permanente energías de luz conlleva un fuerte compromiso de trabajo espiritual, de manera que este se convierta en la máxima prioridad en nuestras vidas, hasta purificar nuestro cuerpo mental y emocional de toda negatividad y unificar nuestra conciencia de dualidad, equilibrar la parte masculina y femenina y abrazar nuestra divinidad.

Carlos de Dios. Coruña. Abril 2012






No hay comentarios:

Publicar un comentario